Gracias a los metales como materia prima, la economía industrializada ha podido desarrollarse, sobre todo en rubros como construcción, vivienda y automotriz. Los metales como materia prima se obtienen a través de su producción, la cual abarca las actividades de fundición o refinado de metales férreos, preciosos y de metales no férreos que se obtienen de otros medios (como por ejemplo la chatarra). Una vez aplicada las técnicas metalúrgicas necesarias para dicha producción (normalmente lingotes de metal) se procede a la fabricación de metales y sus procesos, tales como el conformado para obtener diferentes piezas y materiales.

Fabricación de metales

En la fabricación de metales se emplean diferentes subprocesos complejos y variados, los cuales requieren de un personal calificado y diferentes maquinarias que cuenten con las normativas y acreditaciones correspondientes. Es en este punto es donde empiezan a diferenciarse los subprocesos que comprenden la fabricación de metales.

Conformado de metales

La principal diferencia entre el conformado de metales y la fabricación de metales, es que el conformado de metales es un subproceso de la fabricación de metales, y a su vez, el proceso de conformado está compuesto por una gran variedad de actividades, siendo su objetivo principal la deformación del metal. Debido a esto, se deben conocer las características del metal para poder ser sometido al conformado, ya que los metales deben ser conformados en su “zona de comportamiento plástico” y por lo tanto, es necesario superar el límite de fluencia para que la deformación sea permanente. Es decir, el metal es sometido a esfuerzos superiores a sus límites elásticos, los cuales, a su vez, van consumiendo la ductilidad del metal.

Propiedades del metal a tomar en cuenta para el conformado

Como ya hemos mencionado, se deben tomar en cuenta ciertas propiedades y características del metal para poder ser sometido al proceso de conformado de metales, las cuales se verán afectadas por la temperatura durante el proceso. Por ejemplo, cuando la temperatura aumenta, el límite de fluencia va disminuyendo y su ductilidad aumenta.

Conformado con trabajo en frío

Cuando hablamos de un proceso de conformado con un trabajo en frío, nos referimos al trabajo a temperatura ambiente o menor. Este tipo de trabajo consiste en aplicar un esfuerzo mayor que la resistencia de “cedencia original” de metal, produciendo a su vez una deformación del material.

Al hacer uso del trabajo en frío para un conformado de metales, se logra obtener una mejor precisión, mejores acabados superficiales, menores tolerancias, mayor dureza de las partes y, sobre todo, posibilidades de obtener propiedades de direcciones deseadas en el producto final.

Es importante destacar que, para lograr estos resultados, se debe aplicar una mayor fuerza, ya que el metal aumenta su resistencia debido al endurecimiento causado por la deformación, por lo tanto, a medida que aumenta la deformación mayor será la resistencia del material y se reducirá su ductilidad, lo cual limita la cantidad de operaciones de conformado que se le puede realizar a una pieza.

Conformado con trabajo en caliente

Cuando hablamos de un conformado de metales con trabajo en caliente, nos referimos a la deformación plástica del metal a una temperatura mayor que la de recristalización. Con el conformado de metales con trabajo en caliente, se logra obtener una deformación plástica del metal casi ilimitada, que incluso resulta adecuada para darle forma y moldear piezas grandes, ya que el metal tiene una alta ductilidad y una baja resistencia de cesión.

Con este tipo de proceso se logra obtener propiedades de fuerza generalmente isotrópicas, mayores modificaciones a la forma de la pieza, menores fuerzas y esfuerzos requeridos para deformar el material, sin presentar endurecimientos de partes debidas a los procesos de trabajo y teniendo la opción de trabajar con metales que al ser trabajados en frío se fracturan.

Debemos destacar que con el conformado de metales con “trabajo en caliente”, las tolerancias son más bajas en comparación con el trabajo en frío, además que los acabados superficiales obtenidos también son más bajos y las piezas trabajas presentan un comportamiento anisotrópico.

Proceso que forma parte del conformado de metales

El proceso de conformado de metales está compuesto por diferentes actividades, las cuales pueden ser aplicadas a diferentes piezas. Entre las piezas más comunes que se someten al conformado de metales están las láminas, tiras, rollos, barras rectangulares y cilíndricas. Los procesos que más se utilizan en el conformado de metales son el doblado, corte, embutido, cizallado, troquelado, deformación volumétrica, laminado, forjado, extrusión y estirado (trefilado).

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Deseas conocer más sobre la fabricación y el conformado de metales?

Si tienes alguna duda o consulta puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la sección de comentarios.


Leave a Reply

Your email address will not be published.